Qué hacer en caso de que mi hijo no puede dormir

cama

 


 

 

QUÉ HACER EN CASO DE…

Mi hijo no puede dormir.

 

 

Hay ocasiones en las que nuestros hijos no pueden lograr conciliar el sueño. Y ¿qué hacer en estos casos? Primeramente observar las posibles razones del porque pasa esto, ya que los pequeños son sensibles a cualquier cambio, como el entrar a la escuela, la llegada de un hermanito o el cambio de hogar.

 

Si tu hijo no puede dormir y no es un problema que tenga frecuentemente hay que identificar que no sea por alguna enfermedad recurrente que no tenga síntomas fáciles de mirar, como dolor en lo dientes, cólicos o inicios de gripa y tos.

 

Después de descartar estas posibles razones, es momento de poner en práctica estos consejos que Mi Libro Mágico trae para ti.

 

– Espera como mínimo 2 horas para acostarlo después de cenar.

– Intenta no tener juegos de movimiento corporal con ellos en la noche, escoge jugar a armar rompecabezas u otro juego de mesa para que no se agiten tanto.

– Tener el menor número de luces encendidas ayudará a que asocie mejor la noche con el sueño.

-No caer en su juego es muy importante para lograr que se duerman, ya que por lo general nos engañan con necesidades que creen tener, como hambre, sed o incluso llegar a hacer un berrinche.

-Tener una rutina de sueño también es importante, si tu prefieres que duerma a las 8:00 de la noche, intentalo a esa misma hora todos los días, incluso los fines de semana.

-Dejar que los niños duerman en la cama de los papás o de los hermanos puede hacerse un hábito difícil de romper.

-La música relajante es un buen elemento para que logren conciliar el sueño sin problema.

-El “apapacho” de los papás como el beso de las buenas noches es una herramienta funcional siempre y cuando no dure demasiado tiempo, es decir, tardar más de media hora en el cuarto de los hijos sin lograr que se duerma puede llegar a ser un arma de doble filo, ya que los pequeños se acostumbran a tener la presencia de los padres y no a conciliar el sueño por ellos mismos.

 

De igual manera es recomendable no utilizar la cama o el cuarto como castigo para los niños, ya que la cama y el momento de ir a dormir debe ser un momento placentero y de relajación para los niños y las madres y padres de familia.

 

corriendo copy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *