Cómo enseñarle a tus alumnos las consonantes

En lecciones pasadas ya conocimos el objetivo principal de cómo y por qué enseñar las vocales. Ahora, es momento de conocer las consonantes en cuanto a su sonido, grafía y conjugación de sílabas para después sí estar listos para aprender a leer.

Para ello, nos podemos apoyar del método onomatopéyico, el cual consiste en hacer el sonido de la letra que pretendes enseñar.

Antes de empezar, hay que mencionar que al enseñar las consonantes no es buena idea seguir el orden que tienen en el abecedario, sino empezar con aquellas consonantes que suelen ocupar los pequeños en palabras comunes, tales como “Mm, Ss, Pp, Ll y en ocasiones Tt”.

Por ello, en Mi Libro Mágico te sugerimos seguir estos pasos para llegar a tu objetivo.

  1. Comencemos a enseñar la letra “Mm”, presentando la letra y el nombre de la letra a tus pequeños, para que la identifiquen de forma auditiva y visual. Este aprendizaje esperado lo puedes lograr realizando ejercicios caligráficos, en donde seguirán los pasos necesarios para hacer la letra tanto mayúscula como minúscula.
  2. Es momento de formar sílabas, recuerda que antes de empezar con este proceso de aprendizaje, tus peques tendrán que identificar cada una de las vocales de forma auditiva y gráfica; en el momento en que tu te sientas segura de que tus niños ya identifican los dos tipos letras, tanto ¨vocales¨ como  ¨consonantes¨ empezaremos a formar sílabas.

Comenzaremos con la “Ma, ma” y continuaremos con las demás vocales sucesivamente, siempre ten en cuenta que el método que estás ocupando es onomatopéyico y recuerda que tendrás que poner énfasis en el sonido de la letra, este primer proceso es totalmente auditivo, esto quiere decir que solo tendrás que mencionar palabras que empiecen con cada una de las sílabas que vayas enseñando, se recomienda que estas palabras sean monosilábicas o bisilábicas.

  1. Para terminar, seguiremos con el último paso, que es seguir el  sonido de cada sílaba para convertirla en palabra. Es recomendable utilizar láminas o imágenes que empiecen con la letra que estás enseñando, ya que comenzaremos con el área visual y así tus pequeños asociarán el sonido de la letra con la imagen que le presentas.

¡Listo! Enseñaste tu primer consonante; puedes seguir con este proceso en cada una de las consonantes del abecedario, dejando al último las letras que tengan un mayor grado dificultad en el sonido, tales como la “ch, ñ, w, h,”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *