Técnicas para enseñar a leer – Mi Libro Mágico

Procedimientos y recursos para el aprendizaje hay muchos, el acertar en la elección de una técnica será vital para lograr el éxito. En Mi Libro Mágico sabemos la importancia de conocer las habilidades, aptitudes y actitudes del niño, pues estos factores se vuelven fundamentales para una acertada elección de los instrumentos a utilizar a la hora de enseñar.

La lectura no solo ayuda a mejorar el desarrollo psicológico, sino también promueve un sano desarrollo emocional, por la tanto en modo de punteo te traemos una serie de técnicas que te servirán para que el proceso de aprendizaje sea los más asertivo posible.

Técnicas:

La manera en la que intervengas en los procesos de aprendizaje del menor será bajo la premisa de aprovechar al máximo las posibilidades innatas del niño.

Es fundamental la calendarización en cuanto a los tiempos que dispongan para la lectura. Debemos tener en cuenta que los horarios deben ser específicos, así como breves, pues la intención es acaparar la total atención del niño.

Breves repasos a lo largo del día de manera casual que se vuelva casi imperceptible para el menor serán fundamentales cuando se generar nuevos conocimientos.Placido

Mostrar interés a la hora de enseñar es fundamental. La idea es proyectar con caras y gestos la pasión por el aprendizaje, así como hacerles saber a los niños los beneficios que pueden obtener con los conocimientos adquiridos, hacer de su entendimiento la importancia de la estimulación cerebral.

Los niños aprenden por curiosidad. El mundo es un lugar por descubrir, si queremos que nuestros niños aprendan, debemos de entender que ellos lo hacen a través de la imitación y repetición. En este caso el repetir y hacer que repitan las palabras continuamente hará del aprendizaje un método natural, y no intrusivo.

Los niños son más listos y hábiles de lo que pensamos. El hacerles saber y reconocer sus habilidades es fundamental, sin embargo es aún más importante que ellos mismos se den cuenta de sus avances, entonces la motivación será propia, pues serán protagonistas de su aprendizaje.

Predica con el ejemplo, la imagen que proyectas en el momento de enseñar es vital, el menor debe reconocer una imagen positiva, pues ésta es una proyección de lo que significará el aprendizaje para el menor.

El niño se sentirá interesado por aquello que tiene sentido, lo que le ayuda a tener una lectura más fluida y comprensiva desde el principio ¡Éxito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *