Cómo saber si un niño tiene trastorno del espectro autista (TEA)

Existen varios mitos sobre el Trastorno del Espectro Autista pero, qué tan ciertos son en el ámbito académico, social y personal. Antes de continuar visualicemos que el TEA es una subcategoría de los trastornos de neurodesarrollo (desorden neurobiológico), esto quiere decir que el TEA no es una enfermedad sino una alteración del desarrollo, ante esta descripción cómo saber si un niño tiene el trastorno del espectro autista (TEA).

El espectro autista es multifactorial ya que no se presenta por una sola causa sino por varios factores (genéticos, neurológicos y ambientales) de misma manera los síntomas, severidad y tipo de atención varían de persona a persona. El TEA se caracteriza por tener varios matices por lo que hay que vencer mitos y estereotipos para poder llevarlos con objetividad.

A través del tiempo han existido hipótesis de distintos especialistas que gracias a sus aportaciones podemos saber que el autismo es una alteración al desarrollo, conociéndolo actualmente como Trastorno del Espectro Autista.

No hay una edad específica para su detección pero cada vez se logra identificar en edades más tempranas conociendo como educadora y madre de familia el crecimiento del niño, observando la evolución de sus áreas de desarrollo las cuales moldean el cerebro de tu pequeño por medio de lo que percibe, experimenta e interpreta a través de sus sentidos.

Estas áreas engloban 4 campos los cuales son:

  • Área cognitiva: Son los procesos de pensamiento y conductas para comprender el mundo que lo rodea.
  • Área motora: Es la capacidad progresiva para controlar el cuerpo a partir de reflejos simples hasta los movimientos intencionales.
  • Área de comunicación: Comprende la capacidad para expresar las necesidades, emociones, deseos e ideas, ayudando a comprender los conceptos que forman su realidad gracias a la interacción.
  • Área afectiva social: Comprende la capacidad de establecer vínculos afectivos, expresar emociones y asimilar las normas sociales.

Teniendo en mente que los síntomas cambian de persona a persona, hay características que identifican este trastorno como son el déficit en la comunicación e interacción social, comportamientos repetitivos y mostrar angustia o estrés por situaciones que se salen de la rutina diaria del niño entre otras.

Después de estas observaciones previas de la familia y educadoras es necesario, para un diagnóstico completo, acudir con un equipo multidisciplinario conformado por pediatra, neurólogo, psiquiatra psicólogo y pedagogo, que a través de estudios y exámenes necesarios determinarán el nivel y estrategias del niño.

Es necesario tener en mente el impacto del diagnóstico que influye principalmente en la familia, y prepararse para los posibles sentimientos como la negación, enojo, angustia, tristeza entre otros, buscando como familia fortalecer lazos y unirse para encontrar soluciones para los futuros cambios en el hogar.

Como educadoras será necesario mantener actitudes que ayudarán un impacto positivo en el niño, como es la tolerancia, inclusión, respeto, amor y empatía. Los niños con TEA tienen las mismas necesidades de atención y apoyo, identificar las actividades favoritas del niño ayudarás para su desarrollo integral.

Tanto la educación, atención y el aprendizaje del niño serán aplicados con normalidad, solo es tener en mente el ritmo y las necesidades de atención que requiere. Existen mitos que evitan la inclusión sana de los niños con este trastorno comos son:

  • Las vacunas lo detonan
  • Falta de afectividad por parte de los padres
  • Es contagioso
  • Es curable
  • Son agresivos
  • No pueden aprender
  • Son intocables
  • Se sienten mejor cuando están aislados

Es indispensable desmentir los mitos para lograr una mejor comprensión del TEA y mantenerse informado para brindar una mejor atención incluyendo un diagnóstico completo estudiado por especialistas.

En Mi Libro Mágico buscamos la inclusión para una educación igualitaria, por esta razón acercamos la información necesaria para la detección de posibles padecimientos, es importante mencionar que este post no brinda un diagnóstico final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *