Principios Pedagógicos del Nuevo Modelo Educativo.

Ha comenzado el quinto mes después del nuevo ciclo escolar y llevamos alrededor de dos bloques evaluados o aplicados en nuestras planeaciones, estas dos acciones con ayuda del nuevo modelo educativo.

Este nuevo modelo educativo nos ha planteado una nueva estrategia docente en México, haciendo la educación más humanista y centrada en el estudiante, saliendo de lo tradicional y conductual.

Su función es servir como guía de ayuda que propone 14 principios pedagógicos para que la educadora consiga transformar su práctica y cumpla plenamente con su papel en el proceso educativo. Estos 14 principios se enfocan el estudiante, la transformación de las prácticas de los maestros, el logro de los aprendizajes y la mejora de la práctica educativa.

Para un mejor seguimiento de estos 14 principios iremos especificando la labor de cada uno.

1.- Poner al estudiante y su aprendizaje en el centro del proceso educativo. Esta propuesta reconoce al estudiante como parte esencial y la razón de ser de la práctica docente, para ello resulta fundamental que el docente ponga al alumno en el centro de su práctica y promover que se involucre plenamente en su aprendizaje, para que sea un aprendiz activo.

2.-  Tener en cuenta los saberes previos del alumno. El docente ha de reconocer los conocimientos previos del alumno, considerando que dichos conocimientos no son necesariamente iguales para todos. Por ello, el docente ha de promover que el alumno exprese sus conceptos y propuestas, como parte del proceso de aprendizaje.

3.- Ofrecer acompañamiento al aprendizaje. El profesor ha de buscar que el estudiante aprenda en circunstancias que lo acerquen a la realidad, simulando distintas maneras de aprendizaje que se originan en la vida cotidiana, en el contexto en el que él está inmerso, en el marco de su propia cultura.

4.- Conocer los intereses de los estudiantes. Es fundamental que el profesor establezca una relación cercana con los estudiantes a partir de sus intereses y circunstancias particulares.

5.- Estimular la motivación intrínseca del alumno. El docente ha de diseñar estrategias que hagan relevante el conocimiento, fomenten el aprecio del estudiante por sí mismo, y por las relaciones que establece en el aula con otros y que le permiten aprender.


6.- Reconocer la naturaleza social del conocimiento. Considerar la interacción social como elemento insustituible en la construcción del conocimiento. Es primordial fomentar el trabajo cooperativo y permitir que los aprendices debatan e intercambien ideas, que los alumnos más aventajados contribuyan a la formación de sus compañeros y ofrecer condiciones para el desarrollo emocional necesario para aprender a cooperar y a vivir en comunidad.

7.- Propiciar el aprendizaje situado. La enseñanza debe favorecer los aprendizajes individuales y colectivos. Ha de promover que el aprendiz entable relaciones de aprendizaje, que se comunique con otros para seguir aprendiendo y apoyar de ese modo el propósito mutuo de construir conocimiento y mejorar los logros tanto individuales como colectivos.

8.- Entender la evaluación como un proceso relacionado con la planeación. La evaluación del aprendizaje tiene en cuenta tres variables: las situaciones didácticas, las actividades del alumno y los contenidos. En este sentido; la evaluación busca conocer cómo los estudiantes organizan, estructuran y usan sus aprendizajes en contextos determinados para resolver problemas de distintos niveles de complejidad y de diversa índole.

9.- Modelar el aprendizaje. Los maestros serán modelos de conducta para sus alumnos, por lo que han de ser vistos ejecutando los comportamientos que quieren impulsar en ellos, tanto frente a sus alumnos como compartiendo las actividades con ellos.

10.- Reconocer la existencia y el valor del aprendizaje informal. Los maestros han de investigar y fomentar en los alumnos el interés por aprender en diferentes medios. Una forma de mostrar al aprendiz el valor de ese aprendizaje es buscar estrategias de enseñanza para incorporarlo adecuadamente al aula.

11.- Promover la relación interdisciplinaria. La enseñanza ha de promover la relación entre disciplinas, áreas del conocimiento y asignaturas. La información que hoy se tiene sobre cómo se crean las estructuras de conocimiento complejo —a partir de “piezas” básicas de aprendizajes que se organizan de cierta manera— permite trabajar para crear estructuras de conocimiento que se transfieren a campos disciplinarios y situaciones nuevas.

12.- Favorecer la cultura del aprendizaje. Para ser efectivo, el aprendizaje requiere el acompañamiento tanto del maestro como de otros alumnos. Profesores, bibliotecarios, padres y otros involucrados en la formación de un alumno generan actividades didácticas y aportan ambientes y espacios sociales y culturales propicios para el desarrollo intelectual y emocional del aprendiz.

13.- Reconocer la diversidad en el aula como fuente de riqueza para el aprendizaje y la enseñanza. En la escuela se ha de dar cabida a la autor-regulación cognitiva y moral. Se han de ofrecer estrategias que permitan a los estudiantes autorregularse para aprender y para convivir. Se debe propiciar un ambiente de aprendizaje seguro, cordial, acogedor, colaborativo y estimulante, en el que cada niño sea valorado y se sienta seguro y libre.

14.- Usar la disciplina como apoyo al aprendizaje. Enseñar implica entablar una relación humana por excelencia que requiere que el profesor establezca una relación cercana con el aprendiz, que sepa acerca de sus intereses. Esta cercanía le permitirá planear mejor la enseñanza, así como buscar contextualizaciones que inviten a los aprendices a involucrarse más en su aprendizaje.

Con una idea clara de lo que son los principios pedagógicos te será más fácil aplicarlos de una manera completa dentro de tu planeación y actividades diarias dentro del aula.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *