Letra Cursiva y sus Beneficios

Anteriormente en la mayoría de las escuelas, la escritura con letra cursiva era esencial en el aprendizaje de los alumnos, lo podemos observar en la escritura de nuestros padres o abuelos, aprendieron las letras del abecedario, a escribir palabras y oraciones con esta tipografía. 

Con el paso del tiempo, las escuelas han dejado de incorporar este tipo de escritura en los planes de estudio, de hecho en algunas escuelas rechazan dicha enseñanza ya que la consideran una habilidad del pasado, sin tener en cuenta que esta tipografía es un ejercicio que beneficia al cerebro.

Científicamente, se ha descubierto que el aprendizaje de la letra cursiva es una herramienta crucial para el desarrollo cognitivo, particularmente para entrenar el cerebro desde el punto de vista de la especialización por áreas del cerebro, es decir, del rendimiento óptimo de los dos hemisferios de nuestro cerebro.

Mediante el aprendizaje de la letra en cursiva, el cerebro desarrolla una especialización por áreas que integra la sensación, el control del movimiento y el razonamiento. A diferencia de la escritura en el script y la práctica visual, según estudios de tomografías del cerebro, diversas áreas del cerebro se co-activan durante el aprendizaje de la escritura en cursiva.

A nivel práctico, la letra cursiva es más rápida y permite que quienes la usan se desplacen de una palabra a otra con mayor velocidad, utilizándola como herramienta para desarrollar la habilidad de razonar, misma que se emplea en la lectura y escritura. 

Para escribir con una letra cursiva legible se requiere de la motricidad fina aplicada sobre los dedos. Los alumnos deben prestar atención y pensar qué es lo que están haciendo y cómo lo están haciendo, esto a través de la práctica. De igual manera como con la letra script, el alumno se irá adecuando a la letra cursiva familiarizándose poco a poco con las letras, palabras y oraciones, trabajando al mismo tiempo los dos hemisferios. 

En general, muchos de los beneficios de escribir a mano derivan simplemente de la mecánica de trazar letras.  Al aprender la escritura cursiva, incluso si se trata de la escritura en mayúsculas, el cerebro de un niño deberá:

  • Distinguir cada trazo respecto a otros
  • Aprender y memorizar el tamaño adecuado, oblicuidad de la forma global y la característica detallada de los rasgos de cada letra
  • Desarrollar habilidades de categorización
  • Utilizar los dos hemisferios al trazar, medir y observar lo que está escribiendo
  • Desarrollar legibilidad en sus trazos
  • Desarrollar agilidad en la escritura
  • El cerebro desarrolla una especialización por áreas que integra la sensación, el control del movimiento y el razonamiento

La escritura en letra cursiva trae consigo aún más beneficios que la escritura en script, ya que los movimientos son más precisos y la necesidad del reconocimiento visual crea una mayor variedad de formas de representar las letras. 

Estos beneficios no solo son para los pequeños que empiezan con su proceso de escritura, sino también, para jóvenes y adultos que deseen tener un mejor manejo de esta tipografía, en Mi Libro Mágico sabemos que nunca es tarde para aprender y mejorar, por esta razón te invitamos a aprender la letra cursiva.