Estilos de crianza

Nos encontramos con evoluciones sociales y afectivas dentro de nuestra familia y con ellos la forma que decidimos educar a nuestros hijos. Grandes investigadores de la educación nos han acercado a entender mejor a nuestros peques, como el tipo de inteligencia, el aprendizaje a través del juego o el método de aprendizaje que se adapta mejor a ellos. 

Ahora como madres y padres nos acercamos a estrategias para sacar lo mejor de nuestros peques, pero como padres también necesitamos aprender a aprender, un ejemplo es saber que tipo de padres somos conforme a nuestras actitudes. 

Como padres también contamos con estrategias o estilos de crianza que nos guían por una educación respetuosa y sana, estos estilos de crianza forjarán las actitudes y personalidades de tus peques. 

Existen cuatro estilos de crianza los cuales se resumen en: permisivo, negligente, autoritario y democrático. 

  1. ESTILO DE CRIANZA AUTORITARIO: (Alto control – Bajo apoyo)

Los padres: Son muy exigentes y controladores con los hijos, a diferencia del democrático los padres de este estilo no muestra apoyo a sus hijos. 

Los hijos: Son muy obedientes cuando sus padres están presentes, pero se muestran más irresponsables y agresivos en ausencia de este control. 

2. ESTILO DE CRIANZA PERMISIVO: (Bajo control – Alto apoyo)

Los padres: Son altamente afectivos con sus hijos, pero carecen de control y no aplican normas ni límites en sus hijos. 

Los hijos: Son más vivaces pero más inmaduros y tendrán dificultad para controlar la frustración o terminar algún proyecto.

3. ESTILO DE CRIANZA NEGLIGENTE: (Bajo control – Bajo apoyo)

Los padres: No ofrecen ni control ni apoyo a sus hijos, se puede decir que son padres ausentes. 

Los hijos: Tienen dificultades para seguir las normas, ya que no se les ha impuesto nunca. Serán niños muy vulnerables y de baja autoestima, con pocas habilidades sociales.

4. ESTILOS DE CRIANZA DEMOCRÁTICOS:(Alto control – Alto apoyo)

Los padres: Ejercen bastante control en sus hijos, son firmes y también exigentes, pero además son sensibles e interesados, aportando a sus peques apoyo y afecto. 

Los hijos: Tienen mayor autoestima y habilidades sociales, además de un buen autocontrol. 

Como padres debemos de tomar en cuenta la edad, el contexto y las necesidades de tus peques para poder mejorar en su desarrollo, educar con amor y respeto hará de nuestros hijos adultos con gran personalidad.